Internet como herramienta para el Desarrollo Social

 Paula Uimonen
Departamento de Antropología Social, Universidad de Estocolmo.

Instituto de Investigación para el Desarrollo Social de las Naciones Unidas (UNRISD), Ginebra.

 

Trabajo presentado en la Conferencia anual de la Internet Society, INET 97, Kuala Lumpur, 24-27 de Junio de 1997

Traducción del inglés: Fernando Korstanje


Resumen

Este Trabajo explora el rol potencial de la Internet en la promoción del desarrollo sostenible y equitativo en los países del tercer mundo. Las posibilidades de usar la Internet de una forma que beneficie a la sociedad en su conjunto y a los grupos vulnerables en particular son analizadas dentro del marco más amplio de las actuales necesidades y la infraestructura existente en estas comunidades. Entre los temas que trata el trabajo se analizan los alcances del uso actual de Internet y cómo puede ser adaptada para mejorar la educación, la salud y los procesos políticos.

El trabajo evalúa el proceso de cambio social que estas iniciativas representan y discute aspectos a ser considerados, incluyendo la cuestión de las prácticas comunicativas modernas vs. tradicionales y el rol del lenguaje.

La autora sostiene que la Internet puede convertirse en una herramienta para el desarrollo social sólo si es aplicada de una manera tal que los complejos desafíos de mejorar la calidad de vida de los menos privilegiados y más necesitados millones de personas en el mundo está contemplada. El desarrollo social es visto aquí como el progreso alcanzado en el mejoramiento de la calidad de vida y el bienestar general de todos los miembros de cualquier sociedad dada. De acuerdo con esto, si la Internet está llamada a ser socialmente beneficiosa, necesita ser puesta a resolver las tareas de alivio a la pobreza, mejoramiento del acceso a la salud y la educación, un uso más sostenible y más equitativa distribución de recursos, y al fortalecimiento de la participación en los procesos de toma de decisiones.

Por lo tanto, el éxito de la Internet no debería ser medido en términos del mero número de individuos conectados y sí en términos de accesibilidad y contribución al progreso social.

Resaltando algunas de las cuestiones a ser consideradas y analizadas en un contexto social y global más amplio, la autora espera contribuir al diálogo entre todas las partes involucradas. Desde los usuarios y proveedores de Internet hasta los decisores tanto del sector público como privado sobre la cuestión del la responsabilidad social en el desarrollo, aplicación y uso de la Internet en el Tercer Mundo.


Contenidos:

-La nueva Era
-Conectando al Tercer Mundo
-Aplicando la Internet
-Mundos virtuales, brechas culturales
-Referencias
-Notas
-Agradecimientos

 


Palabras clave

Conectividad, cuestiones culturales, desarrollo, revolución digital, educación, procesos políticos, salud, sociedad de la información, cuestiones sociales.


La nueva Era

A mucha gente le gusta pensar que la naturaleza humana está en los albores de una nueva era, la edad del auge de la comunicación. Abundan profecías acerca de cómo el advenimiento de la tecnología digital cambiará la forma en que vivimos, trabajamos, comerciamos e interactuamos[1]. Es creencia común que la así llamada era de la información traerá aparejados cambios y mejorías, y los países de todo el mundo están ocupados construyendo la infraestructura necesaria, las "superautopistas de la información", para enfrentar los desafíos de la sociedad de la información del siglo XXI.

A pesar de que los adelantos de la tecnología digital son impresionantes, no debemos olvidar que la tecnología en sí misma no es un determinante de cambio, es sólo un facilitador. Como con cualquier otra tecnología, es el contexto social en el cual estas tecnologías son introducidas y, sobre todo implementadas lo que determina su uso y su impacto. De acuerdo con esto, no estamos envueltos fatalmente en una ola de cambio histórico, somos los que estamos protagonizándolo. La revolución de la información tiene menos que ver con los bits y los bytes, que con las realidades y las aspiraciones de la gente común.

Dadas las herramientas disponibles, está en nosotros determinar qué tipo de cambio tendrá lugar, y a quienes afectará[2].

¿Estamos actualmente construyendo una "Sociedad de la Información Global" no excluyente, o un mundo estratificado de "ricos en información" y "pobres en información"? ¿Quiénes tendrán acceso a la sociedad de la información y quiénes quedarán atrás? ¿Serán sólo los jóvenes, ricos, educados y expertos en computación que sepan inglés, los que calificarán como miembros de esta nueva sociedad?, y si fuera así, ¿en qué situación queda el remanente constituido por la mayoría de la población mundial? ¿Cómo puede la tecnología de la información atender los muchos problemas que el mundo enfrenta hoy, un mundo caracterizado por crecientes brechas entre ricos y pobres, inequidad, guerra y disrupción social?[3] ¿Estamos actualmente encaminándonos hacia un nuevo Renacimiento, una era de la Ilustración, o es probable que continuemos en el sendero actual de la marginalidad y la desintegración social?[4]. ¿Están las desigualdades existentes siendo rediseñadas, o se están reforzando, esta vez con el agregado del acceso y el no acceso a la información?.

La Internet está jugando un rol muy importante en la evolución de la tecnología digital, pero a pesar de que ha sufrido un crecimiento notable en los últimos años, su distribución permanece altamente asimétrica. Es imposible medir el número exacto de usuarios, pero las estimaciones actuales arrojan un rango de entre 40 y 60 millones, en un total de 130 países a lo ancho del mundo[5].

Se espera un crecimiento mayor, y en el reciente Foro Económico Mundial de Davos, en Febrero de 1997, Bill Gates vaticinó que Internet tendrá 500 millones de usuarios en los próximos 10 años. El crecimiento exponencial de Internet puede sonar impresionante, pero estas cifras son menos impactantes cuando se ponen en perspectiva de un mundo cuya población es superior a los 5 mil millones de habitantes.

Más aún, más de tres cuartos de las computadoras conectadas a Internet están situadas en los Estados Unidos, seguido por Europa y las economías emergentes. Los usuarios de Internet en los países en desarrollo sólo constituyen un pequeño porcentaje del total de usuarios. Así, mientras que un estimado 3,1% de la población de los países de altos ingresos usa la Internet, sólo el 0.0002% de la población de los países pobres está conectado, una relación de aproximadamente 1 a 15.000 (ITU, 1995). A pesar de que más y más países en desarrollo se están conectando con redes electrónicas, muchos de ellos no cuentan aún con total acceso a Internet, y como era esperado, Africa, el continente más pobre, es el menos conectado[6].

Hay también diferencias en el acceso dentro de los países, ya que la mayoría de los usuarios de Internet pertenecen a sectores sociales muy restringidos, sugiriendo que la Internet de hoy es principalmente la herramienta de la "elite virtual" transnacional.

Entonces está claro que la actual distribución del acceso a Internet necesita ser rediseñada, especialmente en atención al mundo en desarrollo. Inclusive, herramientas y aplicaciones apropiadas necesitan ser desarrolladas para que todos los miembros de todas las sociedades puedan beneficiarse de la revolución digital. Como señalara Nelson Mandela, presidente de Sud Africa en Telecom 95 en Ginebra: "Si no podemos asegurar que esta revolución global crea una sociedad de la información mundial, en la cual cada uno tiene un tajada y puede jugar un papel, entonces no ha ocurrido una revolución en absoluto"[7].

Para ello una cantidad de cuestiones críticas deben ser atendidas.


Conectando al Tercer Mundo

Mucha gente sostiene que la revolución digital incluye muchas promesas para los países en desarrollo, permitiéndoles saltear etapas de desarrollo y alcanzar a los países más desarrollados. La idea de unirse a la sociedad de la información global es impulsada vigorosamente en todo el mundo, en gran parte por intereses comerciales.

Las medidas apropiadas a ser tomadas en este sentido están cada vez más en las agendas políticas nacionales, regionales e internacionales y la mayoría de los esfuerzos internacionales para el desarrollo apuntan a introducir las nuevas tecnologías de la información en los lugares menos desarrollados del mundo[8]

El determinismo tecnológico subyacente asumido en estos señalamientos es, sin embargo, altamente cuestionable, y requiere de una observación y un análisis más preciso. Cuando estas tecnologías son colocadas en el contexto social actual, inmediatamente el cuadro se vuelve más complejo y "los parches tecnológicos de cualquier naturaleza no son más que una gota de agua en el mar de la realidad"[9]

Después de todo, no ha pasado tanto tiempo desde que la Revolución Verde fuera proclamada como la solución del hambre en el mundo, y que la implementación de aquellas nuevas tecnologías exacerbaran la crisis de muchos de los pobres rurales del mundo, a causa de la falta de voluntad política y a los intereses contradictorios de las fuerzas económicas[10]. En la aplicación de las actuales Nuevas tecnologías las tajadas son todavía mayores, y debemos permanecer en guardia en todo momento si queremos evitar caer en la misma trampa.

Cuando se observa más de cerca la realidad actual del Tercer Mundo uno se ve impelido a ser prudente acerca de las posibilidades de una mejoría radical ofrecida por las nuevas tecnologías de la información. Los numerosos obstáculos enfrentados indican que las inversiones necesarias para estar a tono con las aceleradas innovaciones tecnológicas son enormes. Considerando la vasta gama de problemas con los que ya luchan los países en desarrollo, esto requeriría recomenzar a definir prioridades y nuevas estrategias de desarrollo. Si las metas de ellas son servir a la población en su conjunto, es necesario que estén basadas en evaluaciones realistas y meditadas consideraciones de las necesidades y recursos existentes.

En la mayoría de los países en desarrollo, la infraestructura de las telecomunicaciones ha estado largamente postergada y otras metas del desarrollo han ocupado una prioridad más alta. Como resultado, esta infraestructura es a menudo seriamente subdesarrollada y el costo de su uso es más caro en los países en desarrollo que en los desarrollados. La correlación entre riqueza y líneas telefónicas se ejemplifica con el número promedio de líneas telefónicas cada 100 habitantes, siendo de sólo 1,5 en los países más pobres del mundo, contra 52 en los más ricos (ITU, 1995). Agregado a la carencia de líneas telefónicas, muchos países en desarrollo sufren la falta de suministro eléctrico, especialmente en las áreas rurales alejadas. A menos que estos problemas de infraestructura básica pueda ser resueltos imaginativamente, y de una manera sostenible, tiene poco sentido mantener alguna ilusión acerca del uso generalizado de la Internet en los países en desarrollo.

Existe una enorme presión internacional sobre los países en desarrollo para que liberalicen su sector de telecomunicaciones. El argumento es que la privatización y la competencia resultarán en mejores y más baratos servicios a la población. Esta presión para las privatizaciones, inclusive, es a veces una condición para la provisión de asistencia para el desarrollo, por ejemplo del Banco Mundial o USAID. Sin embargo, uno no debería perder de vista el hecho de que las telecomunicaciones han sido por mucho tiempo industrias nacionales en la mayoría de los países en desarrollo, y han sido consideradas un servicio público, más que empresas con fines de lucro. Considerando que las empresas privadas de telecomunicaciones son movidas por un interés de lucro, hay que preguntarse cuán interesadas estarán en proveer acceso a áreas donde hay pocos clientes, por ejemplo, las áreas remotas y poco densamente pobladas. Inclusive, el monopolio estatal del sector comunicaciones significa una muy necesaria fuente de ingresos para los gobiernos de los países en desarrollo. Y debe tenerse en cuenta que el mercado de las telecomunicaciones globales tiene más características de un oligopolio, dominado por un puñado de compañías, que de una competencia abierta.[11]

Para conectar democráticamente al total de la población, pueden seguirse alternativas más vigorosas, quizás, que una rápida liberalización, incluyendo un sector público de telecomunicaciones más eficiente o la privatización sobre la base de procesos a más largo plazo.

El costo y las necesidades de equipamiento son otros obstáculos importantes. Hoy en día el número de PC por habitante es aproximadamente 130 veces mayor en los países desarrollados que en los menos desarrollados (ITU, 1995). El costo promedio de una PC y un módem, 2000 U$, es a todas luces una suma astronómica para la mayoría de la gente de los países en desarrollo, con un PBI per cápita de 970U$, mientras que en el mundo industrializado es de 16.394 (PNUD Informe sobre Desarrollo Humano, 1996).

De esta forma, el salario de seis semanas para un consumidor del Norte, es el equivalente al salario de 2 años en el Sur. Más aún, este cálculo se basa en el costo del equipo en los Estados Unidos, el que es generalmente más barato que en cualquier otra parte del mundo. Se ha sugerido que los países en desarrollo pueden usar productos de segunda mano o segunda clase en lugar de la tecnología que representa el "estado del arte". Esto tendría, sin embargo, claras deficiencias, ya que esos productos tienden a ser más lentos y menos poderosos. Lo que se ahorra en equipos, se gastaría en cambio en costo de telecomunicaciones. Todavía más, los países en desarrollo seguirían entonces estando siempre inevitablemente a la zaga con hardware y software desactualizados. Este descarte de equipos de segunda negaría claramente cualquier posibilidad de saltear etapas para los países en desarrollo.

Otra cuestión importante a ser considerada es la necesidad de desarrollo de recursos humanos. Dado el hecho de que casi la mitad de la población adulta en los países menos desarrollados es analfabeta, está claro que esto llevará una gran cantidad de tiempo, esfuerzo y sobre todo compromiso en beneficio de los gobiernos y los pueblos concernientes. Los países en desarrollo necesitarán entrenar a su población tanto en el uso como en el mantenimiento, así como en el desarrollo, porque a menos que ellos puedan desarrollar su necesaria capacidad autónoma, la dependencia con el Norte continuará. En efecto, para que el Sur pueda ser un participante activo en la sociedad de la información global, la transferencia tecnológica necesitará centrarse en mucho más que en la compra de productos, conocimientos y servicios desde el Norte. El conocimiento técnico en sí mismo deberá ser obtenido a través de compartir información.

Aunque generalmente se ve como una región de crecimiento económico, la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en Asia indica la existencia de discrepancias entre y dentro de los países. Se espera que la Internet crezca rápidamente en la región, alcanzando posiblemente un estimado de 10 millones de usuarios hacia el año 2000. La mayoría de los usuarios de Internet asiáticos, se encuentran en Japón y entre los tigres de la economía de Hong Kong, Singapur, Korea del Sur y Taiwán. Existe una gran variación en lo que hace a la distribución en el resto de la región. Los ejemplos que siguen ilustran algunas de las diferencias entre las infraestructuras existentes y las iniciativas de desarrollo en Asia:

A pesar de los muchos obstáculos enfrentados, la dura realidad es que dada la importancia creciente de las tecnologías de la información y la comunicación en el mercado global, es virtualmente imposible para los países en desarrollo resistirse a redefinir algunas de sus prioridades, si es que desean no ser excluidos de la globalidad. Crear la infraestructura necesaria y desarrollar el prerrequisito de los recursos humanos es, sin embargo, una tarea intimidatoria para los países pobres, y llevarla adelante requerirá de inversiones que los países más necesitados difícilmente puedan afrontar. Se ha estimado, por ejemplo, que las inversiones necesarias para alcanzar una "teledensidad" de 1% en el Africa subsahariana representa un monto de 27.000 millones de dólares, siendo el costo de cada línea más de tres veces que en el resto del mundo[15]. Esto representa una inmensa cantidad de dinero para un continente que ya tiene una deuda total de 314.000 millones. Es más, el mundo en desarrollo debe acudir a su contraparte desarrollada para el equipamiento necesario, así como para el conocimiento, profundizando de esta manera la dependencia y el control existente. Para que todos estos sacrificios valgan la pena, es crucial que las aplicaciones de estas nuevas tecnologías persigan beneficios sociales.


 Aplicando la Internet

 La propia naturaleza de la Internet ofrece una gran cantidad de campos para el mejoramiento de la vida de los pueblos. Es sin embargo importante evaluar cuáles son estas necesidades, si se quiere atenderlas con precisión. Los pueblos pobres luchan con problemas básicos cotidianos de salud, falta de educación, y la dificultad de hacer que las cuentas cierren. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD de 1996, sólo el 50% de la población en los países menos desarrollados tienen acceso a servicios de salud, y sólo 38% tiene acceso a agua potable. En efecto, un estimado de 1.300 millones de personas viven en la pobreza absoluta, con un ingreso de sólo 1 dólar por día, y el número sigue aumentando. No es muy probable que esta gente tenga PC y una conexión a Internet y si así fuera, no pueden comer información ni ésta los mantendrá abrigados. ¿Cómo puede la Internet alcanzar a esta gente y ayudarla en su lucha cotidiana?

Si la Internet va a convertirse en una herramienta para servir a los pobres, se debe asegurar el acceso a los grupos sociales más débiles. Esto no necesariamente significa el acceso individual. La falta de conocimiento técnico y equipos son obstáculos fundamentales para el acceso a Internet en los países pobres, y continuarán siéndolo en cualquier futuro visible. La mayoría de la gente en el Tercer Mundo jamás podrá costearse su propia PC, y muchos países no podrán invertir en la infraestructura necesaria ni en el entrenamiento. Aunque es aconsejable abandonar la idea de la conectividad individual, por ser una meta no realista, es importante explorar alternativas que no refuercen un grupo elitista de los que tienen información.

Por lo tanto, más que apuntar al acceso individual, es por lejos más beneficioso socialmente explorar el acceso basado en la comunidad, lo que en sí mismo es una meta ambiciosa. En efecto, en Europa ésta es la manera en que se alcanza el acceso más amplio a Internet, y un número de países está estableciendo puntos de acceso público en centros comunitarios y bibliotecas públicas.

Iniciativas similares están teniendo lugar asimismo en países en desarrollo, a través de, por ejemplo, oficinas de correo locales y cybercafés comerciales. Vale la pena hacer notar también que las aproximaciones innovadoras combinan las modernas tecnologías de la información con medios más tradicionales de compartir información. En algunos casos los mensajes de correo electrónico se imprimen y se distribuyen a los destinatarios, alcanzando la Internet a gente que puede no haber visto una computadora nunca.

Hay numerosas aplicaciones de Internet en sectores específicos. Los ejemplos siguientes sirven como ilustración de lo que se puede lograr, y cuestiones a ser consideradas.

Ejemplo: Salud

En el sector de la salud, la telemedicina ofrece un número de ventajas para los doctores y el resto del personal médico. En el Tercer Mundo en particular, es a menudo difícil tener acceso al conocimiento actualizado para un diagnóstico preciso y para el tratamiento de la enfermedad. Esto es particularmente cierto en las áreas rurales alejadas, pero en muchos casos también en las áreas urbanas. Las redes computarizadas facilitan el acceso a la información precisa y actualizada, permiten entrenamientos y consultas a larga distancia, y mejoran la administración del sector salud. Iniciativas en línea para atender la medicina y la salud están promoviendo el establecimiento de redes de salud entre hospitales y profesionales de la salud a escala mundial y proveen actualizaciones sobre la investigación médica.

Por el contrario, uno no debería olvidar que muchos problemas de salud en el Tercer Mundo no requieren de tan alta tecnología. Durante una conferencia reciente sobre "Africa y las nuevas tecnologías de la información", una participante apuntó que muchos de sus pacientes podrían ser curados con remedios tan simples como el acceso al agua potable[16]. En efecto, la falta de agua potable y la falta de higiene continúan siendo los más grandes desafíos en el mundo de hoy, con sólo la mitad de la población mundial con acceso al agua potable.[17] Inclusive, aunque la información y la educación puedan despertar la atención de la gente sobre los problemas que se derivan de un mala higiene y de aguas contaminadas, la información en sí misma es un remedio insuficiente, si la gente carece de medios para implementar lo que aprende.

Ejemplo: Educación

El mismísimo origen de la Internet está fuertemente ligado a la educación, ya que fue en universidades e institutos de investigación donde las redes electrónicas fueron inicialmente desarrolladas. Desde entonces ha evolucionado desde compartir los resultados de las investigaciones entre científicos y alumnos hasta el acceso a bibliotecas, escuelas y universidades en todo el mundo. No solamente se puede encontrar interesante material de referencia y recursos valiosos, sino que cada vez más, uno puede "bajar" libros y revistas, poniendo así Internet un cúmulo de conocimiento al alcance de la mano. La Internet también permite métodos de enseñanza alternativos a través de clase virtuales y educación a distancia, permitiendo así que más gente tenga acceso a la educación.

Mientras que Internet es por varias razones una puerta abierta al mundo del aprendizaje, el estado de la educación en el mundo de hoy deja mucho que desear. Los índices de analfabetismo son todavía muy altos en muchas parte del mundo, y, por ejemplo, sólo un niño de cada dos recibe educación primaria en el continente africano. Mientras que los gobiernos del mundo están luchando para construir superautopistas de la información, pocos de ellos parecen igualmente dispuestos a invertir en métodos de aprendizaje más tradicionales. En todo el mundo, tanto en los países ricos como en los pobres, los sistemas educativos están deteriorándose. Más y más a menudo uno encuentra que las escuelas están pobremente equipadas, las clases están afectadas y los docentes pobremente capacitados, mal pagados y sobrecargados de trabajo[18]. Con unas pocas excepciones notables, parece que la educación es uno de los primeros sectores a los que se apunta cuando es necesario hacer recortes al presupuesto nacional. Y evidentemente no tiene mucho sentido invertir en superautopistas de la información, mientras se trunca uno de sus prerrequisitos: sólida y adecuada educación para todos.

  

Ejemplo: Procesos políticos

La facilidad con que la información puede ser publicada y diseminada en la Internet, permite estructurar políticas más democráticas y participativas. Las redes computarizadas han sido usadas por muchos años para compartir información sobre importantes eventos, y dado el mundo de creciente integración en que vivimos, parecería imposible detener estos flujos de información. Por ejemplo, los estudiantes chinos pudieron comunicarse a través de correo electrónico, hacia fuera del país como hacia adentro, antes, durante y después de la represión de Tianamen en 1989, en Beijing, resistiendo así la fuerte censura gubernamental y asegurando un libre flujo de la información[19]. No es menos cierto que el hecho mismo de que la información sea procesada, almacenada y transmitida en formato digital permite un mayor control[20]. Después de todo, las transmisiones digitales dejan huellas digitales.

Aunque la creatividad que se encuentra entre los usuarios de Internet puede sortear tales intentos de control, las cuestiones de privacidad e integridad personal requieren mayores y más profundas consideraciones.

Los intereses políticos de los gobiernos continuarán siendo un elemento de gran influencia en la futura expansión de la Internet, tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo.

Debido a la propia facilidad con que la información puede viajar a través de redes electrónicas, la Internet es restringida o considerablemente recortada en muchos países. Los intereses políticos que subyacen a estas medidas están de hecho relacionados con contradicciones inherentes al orden mundial moderno, como los flujos transnacionales de personas, productos e información versus la administración política dentro de los límites de los estados nacionales[21]. La Internet puede servir como un poderoso medio para alcanzar identificación social, un aspecto importante de cualquier sociedad. De hecho, en el pasado, formas sociales más complejas han permitido y así también han sido logradas por herramientas comunicativas cada vez más sofisticadas[22].

Mientras los medios modernos, como la televisión, pueden ser usados para promover la unidad nacional, estas herramientas son a veces usadas también para los muy opuestos propósitos de crear la disrrupción social, por ejemplo a través de propaganda racista.

Es entendible que la soberanía de un país necesite ser protegida, y estas naciones tienen el derecho de prohibir contenidos considerados ofensivos o indeseables. Sin embargo, a pesar de que el contenido puede ser controlado dentro de las fronteras del país, la naturaleza global de Internet hace muy difícil conseguir el control completo. Pero además, la visión de los decisores no siempre refleja la de la población en su conjunto.


 Mundos virtuales, brechas culturales

El origen norteamericano de Internet se hace evidente en el idioma dominante en la red, así como en el origen de la mayor parte de los "sitios" existentes. Esta influencia anglófona tanto en forma como en contenido podría ser interpretada en términos de dominación cultural, o hegemonía cultural, y la Internet podría ser vista como un vehículo para mercadear ideas y valores provenientes de una parte muy específica y poderosa del mundo[23].

Los parámetros actuales de distribución y producción de contenido reflejan y refuerzan, de hecho, la altamente asimétrica naturaleza de la estructura de la comunicación global y de los medios masivos[24]. Los programas informáticos de traducción solucionarán este problema hasta cierto punto, ofreciendo el uso de una multitud de idiomas. Y no debería olvidarse que el inglés, también cumple la función de lingua franca global, permitiendo que personas de diferentes orígenes culturales se comuniquen entre sí.

Si la Internet será un verdadero medio multicultural, será importante alentar a la gente del Tercer Mundo a usar activamente la Internet y a expresarse no sólo en su propio idioma, sino también en su propio marco de referencia. El hecho de que sólo un estimado de 5 - 10 % del contenido de Internet sea de origen asiático, mientras que la población asiática representa casi la mitad de la población mundial, indica cuán lejos esta la Internet de la diversidad cultural. Además, será importante mejorar la infraestructura de las telecomunicaciones entre países del Tercer Mundo y promover la comunicación intrarregional. De varias maneras la infraestructura existente refleja los intereses de los poderes mundiales; usualmente las conexiones a los Estados Unidos o a Europa son mucho mejores que entre países limítrofes[25].

Los aspectos socio culturales de la Internet no se restringen sólo al dominio del idioma y el contenido. La Internet simboliza una forma específica de comunicarse, la que es influenciada por un número de variables.

Alguna de ellas están relacionadas con su origen norteamericano, reflejando visiones del mundo y estilos de interacción social "americanos". La Internet está también influenciada por las profecías de su pioneros, muchos de los cuales ven la Internet como un herramienta de poder, permitiendo formas más democráticas de compartir información y estructuras institucionales más descentralizadas. Debe mencionarse también a las influyentes subculturas "en línea", como los jóvenes entusiastas de la computación, hackers, que han desarrollado su propia ética y lineamientos para la interacción en línea. En cierta forma se puede hablar de cybercultura, una mezcla de diferentes influencias formadas en el mundo al interior de Internet, así como al exterior de ella [26]. Como con cualquier otra cultura, los elementos de estas culturas están distribuidos de manera dispar y cambian con el tiempo, representando parámetros de significados, ideas y valores, más que una estructura rígida. Y su influencia es claramente visible en muchas características del cyberespacio, tanto en forma como en contenido.

La forma de comunicarse en Internet, o mejor dicho, las formas son diferentes en muchos aspectos de las formas tradicionales de interactuar, tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo, aunque el contraste es probablemente más agudo con relación al último. Para comenzar, son medios de comunicarse altamente individualistas, opuestos a formas más colectivas. La tradicional reunión de vecinos parece estar absolutamente eliminada de las prácticas prevalecientes en la red. En segundo lugar es un interacción mediatizada por computadoras, en lugar de la interacción cara a cara, resultante de las herramientas técnicas utilizadas. Estas herramientas son restrictivas cuando se las compara con la riqueza de la interacción cara a cara, a pesar de que permiten también nuevas formas de interacción. Debería reconocerse que estando tan alejada del medio social inmediato y de las formas tradicionales de interacción, existe el peligro de que la Internet reemplace el contacto humano, llevando a la alienación social.

Parecería que para mucha gente en todo el mundo, este tipo de interacción computarizada se sentiría no sólo extraña, sino quizás también altamente indeseable, especialmente considerando que millones de personas jamás han usado un teléfono. La interacción a través de Internet es demasiado impersonal, virtual, más que real. Para que la Internet sea adoptada por la mayoría de la población mundial, se necesitan desarrollar interfaces más amigables, socialmente familiares y mejor adaptadas a las prácticas comunicativas tradicionales.


 Referencias

Anderson, Benedict, Imagined Communities. Reflections on the Origin and Development of Nationalism, London: Verso, 1983.

Chomsky, Noam and Edward S. Herman, Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media, New York: Pantheon Books, 1988.

Foucault, Michel, Discipline and Punish: The Birth of the Prison, 1979.

Galtung, Johan, On the Social Costs of Modernization: Social Disintegration, Atomie/Anomie and Social Development, UNRISD, Discussion Paper 61, 1995.

Garsten, Christina, Apple World: Core and Periphery in a Transnational Organizational Culture, Stockholm: Stockholm Studies in Social Anthropology, 1994.

Giddens, Anthony. The Consequences of Modernity. Cambridge: Polity Press, 1990.

Hamelink, Cees, Information and Communication Technologies and Social Development, introductory paper prepared for UNRISD, forthcoming.

Hannerz, Ulf, Cultural Complexity. Studies in the Social Organization of Meaning. New York: Columbia University Press, 1992.

ITU, World Telecommunication Development Report, 1995.

Kelly, Tim, ITU, paper prepared for the seminar Telecommunications and Economic Growth, Geneva, October 1996.

Kristof, Nicholas D., "Sanitation and Water Ravaging Third World" in the International Herald Tribune, 10 January 1997.

Lyon, David, The Information Society: Issues and Illusions, Cambridge: Polity Press, 1988.

Minges, Michael, Internet Dispersion in Developing Countries. Paper prepared for the ITU Internet Day ‘95, Geneva: ITU, 1995.

Mizrach, Steve, What’s Virtual about Virtual Culture, paper prepared for the Association of American Anthropologists, http://www.clas.ufl.edu/anthro/scholarly/virtual-ethnog.html, 1995.

___________, Information Technology and Development, http://www.clas.ufl.edu/anthro/scholarly/infotech-dev.html, 1996.

OntheInternet, November/December, 1996.

Panos, The Internet and the South: Superhighway or Dirt-Track?, http://www.oneworld.org/panos/panos_internet_press.html, 1995.

Renaud, Pascal and Asdrad Torres, "Internet, une chance pour le Sud", in Le Monde Diplomatique, February 1996.

Schiller, Herbert, Information Inequality: Making Information Haves and Have Nots, London: Routledge, 1996.

Stephenson, Neal, "Mother Earth, Motherboard", in Wired, December 1996.

Stoll, C., Silicon Snake Oil. Second Thoughts on the Information Highway, New York: Doubleday, 1995.

Toffler, Alvin, The Third Wave. New York: Bantam Books, 1980.

Turkle, Sherry, Life on the Screen. Identity in the Age of the Internet, London: Weidenfeld & Nicolson, 1996.

Uimonen, Terho and Esbjörn Ståhle (eds.) Electronic Mail on China, (2 Vol.), Stockholm: Föreningen för Orientaliska Studier 22, 1989.

UNDP, Human Development Report, 1996.

UNRISD, States of Disarray: The Social Effects of Globalization, report prepared for the World Summit for Social Development, 1995.


 
Notas
[1] Dos de los libros más citados e influyentes sobre los cambios posibles son "La Tercera Ola" de Alvin Toffler, 1980 y su Digital, 1995 de Nicholas Negroponte.
[2] De los análisis críticos sobre la sociedad d ela información, se debe mencionar a "Inequidad de Información" de Herbert Schiller, 1996. También se pueden encontrar reflexiones interesantes en Silicon Snake Oil: "Second Thoughts on the Information Highway" de Clifford Stoll, 1995.
[3] Ver "Estados de desorden: los efectos sociales de la Globalización", UNRISD, 1995
[4] Ver: "Sobre los Costos Sociales de la Modernización: Desintegración social, Atomia/Anomia y desarrollo social", Johan Galtung, UNRISD, 1995
[5] El número de países conectados es aún mayor si se incluyen otras redes, como por ej. BITNET y FidoNet, en este caso el número total es 186 países en el mundo (Las cifras fueron tomadas de "OntheInternet", Noviembre/Diciembre 1996, pág.50)
[6] "Conectividad Internacional", versión 15, 6/15/96, reproducida en OntheInternet, Noviembre/Diciembre 1996. También disponible en ftp.cs.wisc.edu
[7] http://www3.itu.ch:80/TELECOM/wt95/pressdocs/manddist.html
[8] Algunas de las organizaciones más destacadas en este campo son el Word Bank y USAID, promoviendo las iniciativas de InfoDev y Leland respectivamente. Canadá también está fuertemente involucrada, y se debería mencionar a la inciativa Acacia de IDRC que pone énfasis en la aplicación de información y tecnología de comunicación en el nivel de base. UNDP está también comenzando a incorporar desarrollo de tecnología de la información en sus programas.
[9] "Una perspectiva del Tercer Mundo" de Juan Rada, en Günter Friedrichs y Adams Schaff (eds); "Microelectrónica y Sociedad: par mejor o peor", 1982, pag. 216; citado en "La sociedad de la información: cuestiones e ilusiones", de David Lyon, 1988, pág. 14
[10] Las nuevas variedades productoras de grano introducidas durante la Revolución Verde sólo podían ser conseguidas por granjeros con terrenos grandes, lo que excluyó a muchos de los granjeros menos ricos. Además los efectos perjudiciales resultaron de la alta concentración de químicos y fertilizantes.
[11] AT&T - Unisource, Global One, Concert and Cable & Wireless dominaron más de la mitad del mercado globlal de las telecomunicaciones (trabajo preparado por Tim Kelly, ITU, para el Seminario "Telecomunicaciones y crecimiento económico", Ginebra, Oct. 1996)
[12] Discurso inaugural del Primer Ministro Suplente y Ministro de Defensa de Singapur, Dr. Tony Tan Keng Yam, en la exposición COMDEX ASIA 96 del 25 de Set. 1996, en Singapur
[13] Observaciones hechas por la autora durante su trabajo de campo en 1994
[14] "Phnom Penh Post" 12-15 julio de 1996
[15] Pekka Tarjanne, Secretario General de ITU, "Desarrollo de los sistemas de comunicación en información en Africa: Desafíos y perspectivas", Conferencia dictada en el Seminario "Africa y las nuevas tecnologías de la información", Ginebra, Oct. 1996
[16] Ginebra, Oct. 1996
[17] Nicholas D. Kristof, "La higiene y el agua causan estragos en el Tercer Mundo", en el International Herald Tribune, 10 enero 1997
[18] Ver, por ejemplo, un informe especial sobre educación internacional en el International Herald Tribune, 19-20 Octubre 1996
[19] La crónica de la comunicación electrónica entre los estudiantes chinos está registrada en T. Uimonen y E. Stahle, "Correo electrónico en China", 1989.
[20] Para un análisis reflexivo del rol del control en las sociedades modernas ver Michel Foucault: "Disciplina y castigo: el nacimiento de la prisión", 1979
[21] Anthony Giddens, "Las consecuencias de la Modernidad", 1990
[22] Benedict Anderson, "Comunidades imaginadas", 1983
[23] Cees Hamelink, "Tecnologías de la Información y la Comunicación y Desarrollo Social", trabajo introductorio preparado para UNSRID, de próxima aparición
[24] Ulf Hannerz, "Complejidad cultural. Estudios de la Organización Social del significado", 1992
[25] Neal Stephenson sigue el trazado del cable más largo del mundo en "Mother Earth, Motherboard", en "Cableado" Diciembre de 1996. Este cable mejora las conexiones entre Europa y Asia, y hasta cierto punto dentro de Asia también.
[26] Sherry Turkle, "Vida en pantalla. Identidad en la era de la Internet", 1996, y Steve Mizrach, "Lo que es virtual en la cultura virtual", 1995

Agradecimientos
La autora quiere expresar su gratitud hacia las muchas personas que contribuyeron en la redacción de este trabajo. Colegas de UNSRID, Salon Barraclough, Cynthia Hewitt de Alcántara y Kizito Nsarhaza, compartieron sus observaciones y conocimiento en cuestiones de desarrollo social. Christopher Goldschmidt ayudó a poner el "boom tecnológico" en perspectiva, basandose en su propio trabajo en proyectos de comunicación rural en países en desarrollo. Datos sobre el desarrollo de Internet en Asia, comentarios y lineamientos del trabajo en sí fueron generosamente aportados por Terho Uimonen. Carol Pina aportó una apreciada asistencia editorial y contribuyó a la sustancia de este trabajo a través de una observación aguda y búsqueda de material sobre el mundo del cyberespacio y sus vínculos con nuestra realidad social. Nada de este trabajo hubiera sido posible sin contar con la mente inquisitiva, conocimiento técnico y paciencia de Erik Vought. Si bien la ayuda de todos los mencionados ha contribuido a la redacción de este trabajo, la autora asume la plena responsabilidad por el resultado final.